Declaración conjunta del SCME y la GLSE en condolencia por el fallecimiento del profesor Enrique M. Ureña

INFORMACIÓN ACTUALIZADA.– El martes 19 de agosto de 2014 falleció en Salamanca el profesor Enrique M. Ureña, Catedrático de la Universidad de Comillas, que fue una de las máximas figuras en el estudio del krausismo y un destacadísimo investigador de la masonería. Fundó en 1989, junto a Pedro Álvarez Lázaro, el Instituto de Liberalismo, Krausismo y Masonería, destacadísima institución académica en su género.

A raíz del fallecimiento del notable personaje, la Gran Logia Simbólica Española y el Supremo Consejo Masónico de España han hecho pública una declaración conjunta en la que manifiestan “su más profunda consternación por la desaparición del profesor Enrique M. Ureña”  al tiempo que muestran su agradecimiento “por su labor intelectual, que rebasa los límites de lo académico para concernir a la ciudadanía democrática de un modo decisivo”. En la declaración conjunta de las mencionadas potencias masónicas liberales, Nieves Bayo, Serenísima Gran Maestra de la GLSE y Joan-Francesc Pont, Soberano Gran Comendador del SCME, destacan la importancia de la labor de Enrique M. Ureña debido a que “el estudio científico de la acción y el pensamiento masónico en España, en el que el profesor Ureña fue excelente, ha contribuido a devolver la sociabilidad masónica al lugar que nunca debió abandonar: la normalidad cotidiana de las sociedades democráticas en tanto que escuela de formación de ciudadanos e instancia de fomento del pluralismo cívico y la libertad de pensamiento”.

Es de destacar el hecho de que los máximos dirigentes de la Obediencia adogmática más relevante de España y del cuerpo filosófico de los grados superiores del escocismo en su concepción liberal hayan firmado conjuntamente un mismo comunicado, hecho que no sucedía desde hacía años, y que responde tanto al acuerdo de amistad que ambas potencias masónicas tienen firmados como a una sintonía creciente entre ambas instituciones.

Según explica la mencionada nota “Enrique M. Ureña fue el autor de una extensa y profunda investigación en torno a la figura del filósofo y masón alemán Karl Christian Friedrich Krause, que tanta influencia tuvo en movimientos como el de la Institución Libre de Enseñanza y la Escola Nova. En España, el krausismo supuso, en el siglo XIX, un intento de recuperar nuestro país para las corrientes de pensamiento progresista generalizadas en Europa y, en el siglo XX, la propuesta de un ideal para el progreso de la humanidad basado en la libertad y la transformación social que fuera alternativa al totalitarismo. Personajes como Francisco Giner de los Ríos son representantes de este movimiento regenerador. En nuestros días, Enrique M. Ureña podía ser considerado como el referente contemporáneo de esa filosofía”.

La masonería liberal y adogmática española ha sido siempre una atenta observadora de la evolución que podía experimentar la herencia de la tradición krausista.  De entre las diversas heterodoxias hispanas que han jalonado la historia de nuestro país quizás pueda ser la visión de Kraus la que mejor se aproxime a lo que hoy día se ha dado en llamar la “buena sociedad”. De ahí el reconocimiento masónico al profesor Ureña y al mismo tiempo, la denuncia, en la declaración de referencia, de “los inmisericordes ataques de los sectores más retrógrados del nacionalcatolicismo español, quienes, pese a la condición de sacerdote jesuita del profesor Ureña –perteneció a la Compañía de Jesús hasta su muerte– le atacaron y difamaron en términos que deben avergonzar no ya a un creyente sino a cualquier persona de bien”.

La declaración conjunta GLSE-SCME finaliza así: “La Gran Logia Simbólica Española y el Supremo Consejo Masónico de España, que no proponen ni niegan ninguna fe ni afiliación política alguna, quieren hacer patente, por tanto, desde su clara posición en el librepensamiento, su admiración y profundo reconocimiento al profesor Enrique Ureña por ese testimonio de independencia intelectual y honestidad cívica que supone su aportación personal y sacrificada al pluralismo y la convivencia en España, donde queda todavía una ingente labor que realizar para paliar la destrucción que Francisco Franco ejerció sobre la masonería, prohibiéndola y ejecutando o enviando al exilio a sus miembros. Quede la figura de Enrique M. Ureña en la memoria de todos los ciudadanos y en los anales de la historia de la lucha por la libertad de pensamiento y la democracia en España”.

Texto ìntegro de la declaración conjunta, en la web de la GLSE.

Actualizaciones

Nota necrológica de la Universidad Pontificia de Comillas

La Universidad Pontificia de Comillas, de la que Enrique M. Ureña era catedrático, ha emitido una nota necrológicfalleció en Salamanca el 19 de agosto de 2014, a los 76 años. Menéndez, que fue profesor a en la que se perfila su trayectoria académica y se recuerda que “en 1993 fundó el Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería, junto con Pedro Álvarez Lázaro, SJ, con el objetivo de investigar, formar investigadores, publicar investigaciones, organizar actividades de extensión universitaria y colaborar con otras instituciones, así como desarrollar su labor en los campos de la filosofía, la educación, la historia, la economía, la política y la teología. El instituto continúa hoy su actividad reconvertido en grupo de investigación”.

La pontificia universidad recuerda la condición de sacerdote jesuíta del profesor Ureña y señala que “fue autor de cerca de treinta publicaciones, entre ellas varios libros y numerosas colaboraciones en obras colectivas y artículos científicos. En su producción destacan Krause, educador de la humanidad. Una biografía, publicado en 1991 y presentado en la universidad en un acto presidido por el entonces Ministro de Educación y Ciencia, Javier Solana; Cincuenta cartas inéditas entre Sanz del Río y krausistas alemanes (1844-1869) o El “Ideal de la humanidad” de Sanz del Río y su original alemán: textos comparados con una introducción”.

Necrológica publicada en la web de la Universidad Pontificia de Comillas.

 

Comunicado de la Compañía de Jesús: Pedro Álvarez Lázaro escribe una semblanza del finado

La provincia de la Compañía de Jesús en España ha encargado a Pedro Álvarez Lázaro, cofundador con Enrique M. Ureña del Instituto sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería, la redacción de una semblanza del fallecido profesor, íntimo amigo suyo durante 30 años, a modo de necrológica.

La semblanza, escrita “con emoción”, según Álvarez Lázaro, constituye un esbozo biográfico muy completo de la vida del profesor Ureña, por lo que es recomendable su lectura para hacerse cargo de la altura de su figura. El colaborador del ilustre investigador señala, significativamente, que “a la gran capacidad de trabajo y honestidad intelectual que poseía, deben añadirse su sencillez y cordialidad de trato, su integridad moral y su acendrado sentido de la justicia y de la lealtad. Enrique cumplió escrupulosamente con lo que el papa León XIII pedía a los intelectuales católicos: “Es necesario esforzarse enérgicamente para refutar las mentiras y las falsedades recurriendo a las fuentes. Sobre todo es necesario tener presente en el espíritu que la primera ley de la Historia es no atreverse a mentir; y la segunda atreverse a decir la verdad”. La autoridad científica que alcanzó, aún entre los círculos de incrédulos más recalcitrantes, logró que la imagen de la Iglesia y de la Compañía siempre fuera respetada en su presencia”.

Enlace a la nota biográfica (PDF).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s